jueves, 5 de septiembre de 2013

¿MACHOS… O NO TANTO?


El porno gay actual presenta una sorprendente galería –interminable- de hombres muy viriles. MUY VIRILES.
Hay quien asegura que no eran verdaderos heterosexuales que querían ganar dinero fácil, sino que -antes de meterse en la industria del porno gay- ya existía latente su verdadera condición sexual. Sin embargo, las mujeres jóvenes casadas de algunos países del sur de Sudamérica se inquietan enormemente cuando les parece que uno de los amigos de sus maridos es gay; afirman que el hombre que lo prueba, se queda. Hasta tienen dichos como refranes para explicarlo de manera jocosa. Y hay una leyenda sobre muchas mujeres casadas jóvenes, que presentan la uña del dedo corazón derecho muy recortada, asegurándose que desean complacer a sus hombres para que no se vayan del “tálamo”.
Dicen que son mayoría los actores heteros del porno gay que se dejan penetrar, porque no son capaces de funcionar con un hombre y les pagan más por sus papeles de pasivos.

Sea a cual sea la realidad, ciertamente, los hombres de estas fotografías podrían ser ejemplos de virilidad militante si uno no conociera su oficio.
Muy famosos unos y otros que lo van a ser, la cuestión es que hay que ver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada