martes, 1 de enero de 2013

La maldición de Terminator

Nick Stahl, detenido en un sex-shop, es la última víctima de una saga que ha contagiado mal fario a todos sus intérpretes 

James Cameron cimentó en 1984 un icono de la cultura popular y aupó a Arnold Schwarzenegger al Olimpo de Hollywood. La estrella de 'Terminator' era un ciborg enviado desde un futuro posnuclear hasta nuestros días para eliminar un espermatozoide: el futuro líder de la resistencia de los humanos frente a los robots. Tres secuelas y cientos de millones de dólares después, el destino de sus protagonistas parece marcado por el mal fario.

El último episodio de esta 'maldición' lo ha protagonizado el actor Nick Stahl, que en 'Terminator 2. La rebelión de las máquinas' encarnaba a un John Connor amargado y alcohólico, que vagabundeaba por las calles ocultando su identidad de salvador de la humanidad. La Policía de Los Ángeles le detuvo el pasado martes al sorprenderle en la cabina de un sex shop masturbándose. Los agentes realizaban una ronda rutinaria de inspección en el local cuando abrieron la puerta de uno de los reservados y le encontraron disfrutando de una película porno. Cometiendo «actos lascivos». Que la función de las cabinas de sex shops sea precisamente esa no pareció arredrar a los policías, que condujeron al sorprendido cliente al cuartelillo. A su salida, Stahl fue sorprendido por un cámara de la web de cotilleos TMZ, al que comentó que todo había sido «un malentendido».

Curtido en los platós desde los 13 años y lanzado a la fama por su trabajo junto a Mel Gibson en 'El hombre sin rostro', Nick Stahl es un viejo conocido de TMZ a raíz de las denuncias realizadas por su esposa cuando desaparece durante días sin dar señales de vida. Al final, siempre acaban encontrándole en las calles de Skid Row, el barrio de los yonquis en Los Ángeles. Sus ingresos en clínicas de rehabilitación suelen culminar con una foto en Twitter junto a su niña de dos años.

Otro que también sabe mucho de regímenes de visitas es Edward Furlong, la estrella de 'Terminator 2: El juicio final'. La pasada semana su hija de seis años daba positivo en un examen de cocaína tras pasar unos días con su padre. Su esposa, que tramita el divorcio, ha logrado una orden judicial prohibiéndole que esté a solas con la pequeña. Ya en octubre fue detenido por un episodio de violencia machista en el aeropuerto de Los Ángeles. Su currículo incluye varias detenciones por altercados y una salvación in extremis mientras se ahogaba en su propio vómito como consecuencia de su adicción a la heroína y la cocaína.

El gafe de 'Terminator' también afectó al protagonista de la cuarta y última entrega, Christian Bale, detenido por agredir a su madre y a su hermana mientras se encontraba de promoción del filme en Londres y cuya ira han padecido directores y periodistas. Hasta Thomas Dekker, el John Connor de la serie televisiva 'Terminator: las crónicas de Sarah Connor', fue arrestado en 2009 por atropellar a un ciclista mientras conducía bajo los efectos del alcohol y las drogas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada