lunes, 16 de diciembre de 2013

MUERE UN GAY MARAVILLOSO

Fue una leyenda viva y lo seguirá siendo tras su muerte. Peter OToole puso fin a su larga travesía de 81 años, apurada hasta la última gota. El inmortal "Lawrence de Arabia", ocho veces nominado al Oscar y ocho veces relegado a la categoría de "dama de honor" (en palabras propias), falleció este domingo en el hospital Wellington de Londres por "una larga enfermedad" no especificada.
Cuarenta años atrás, el actor irlandés había aplazado su cita con la muerte por una pancreatitis aguda, fruto de su adicción a la botella, que nunca ocultó hasta ese mismo momento. A finales de los setenta anunció que dejaría de beber (verdad a medias) y antes de cumplir los ochenta proclamó su jubilación del cine y del teatro, aunque el veneno de las tablas volvió a morderle en los últimos meses. Tal vez porque ya sabía que el final estaba cerca, OToole aceptó una papel histórico a su medida, el del orador Cornellius Gallus, en una película de romanos: "Catalina de Alejandría". A las órdenes de Michael Redwood, OToole interpreta a uno de los sabios que defiende a la mártir cristiana de la ira del emperador Constantino el Grande. OToole no pudo resistir la tentación y se integró a un auténtico batallón de veteranos actores británicos (Joss Ackand, Steven Berkoff y Edward Fox) para su definitiva despedida del celuloide, siete años después de su octava y última nominación al Oscar por "Venus" y al cabo de una década del Oscar honorario que no consiguió redimirle de las estatuillas no ganadas. Su hija Kate OToole dio la cara ante los medios para comunicar su muerte y anunciar la celebración de un sepelio que en el que se rendirá homenaje al actor con "música y las buenas vibraciones que él hubiera querido", intentando mantener hasta el epílogo de su vida el espíritu indomable del "loco irlandés", como le llamaban sus viejos amigos. "La familia aprecia mucho las muestras de cariño y amor que han llegado de todo el mundo", declaró Kate OToole. "Estamos realmente desbordados y damos las gracias desde lo más profundo de nuestro corazón". El "premier" británico, David Cameron, hizo un alto en su pausa dominical para rendir tributo al actor: "Mis pensamientos están con la familia y con los amigos de OToole. Su interpretación en mi película favorita, "Lawrence de Arabia", fue realmente asombrosa.
'Un gigante del cine y del teatro' La muerte de OToole, como la de Mandela la semana pasada, fue una de esas ocasiones contadas en que las que se detienen las transmisiones de televisión y se adelantan los boletines de radio. "Peter apuró hasta el último momento de su vida, ¿acaso no es verdad?", anunció en Sky News el presentador Michael Parkinson, rompiendo con la letanía habitual en estas ocasiones. Aunque el homenaje más sentido fue el que llegó desde su nativa Irlanda. El presidente y poeta Michael Higgins, amigo personal del actor, dejó de lado el hecho de que su país salía ese día mismo del rescate financiero y quiso recordar así al monstruo escénico: "Irlanda y el mundo han perdido a uno de los gigantes del cine y del teatro". "En una larga lista de papeles estelares en los escenarios y en las pantallas, Peter puso muy alto el listón como actor", reflexionó en voz alta Higgins. "El siempre tuvo un profundo interés en la literatura, y un amor particular por los sonetos de Shakspeare". Sin necesidad de guión, Higgins trazó acaso la semblanza más completa de OToole a los pocos minutos de su muerte: "Aunque fue nominado al Oscar en ocho ocasiones, y recibió una estatuilla honoraria de sus compañeros por su contribución al cine, su mayor compromiso fue siempre el teatro. Quienes le vieran en papeles como Lawrence Arabia en 1962, o en el de Enrique II en "Becket", o en "El león de invierno" o en decenas de películas, siempre reconocerán en él la vida consagrada al séptimo arte".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada