miércoles, 25 de diciembre de 2013

BURT LANCASTER, GAY MACHO, MUY MACHO

Burt Lancaster fue sin duda uno de los más grandes y uno de los más completos. Alto y robusto como un centauro, combinó rudeza con la sensibilidad propia de un actor excepcional. Ganador del Oscar por ‘El fuego y la palabra’, Lancaster es pura memoria cinéfila. ‘Forajidos’, ‘El halcón y la flecha’, ‘El temiblé burlón’, ‘De aquí a la eternidad’, ‘La rosa tatuada’, ‘Trapecio’, ‘Mesas separadas’, ‘Vencedores o vencidos’, ‘El hombre de Alcatraz’, ‘Novecento’ o ‘Atlantic City’ son algunas de las muestras imperecederas de su habilidad para ubicarse en los mejores proyectos.
Lancaster, al igual que Burton, se casó varias veces, pero del mismo modo que el gran amor de Liz, también amó a otros hombres, y aunque no hizo de su bisexualidad bandera, sin embargo fue un adelantado a su tiempo y en medio de un Hollywood entonces vorazmente conservador, él siempre fue reconocido por sus posturas liberales, siendo un claro opositor a la intervención norteamericana en Vietnam e incluso antes de eso, jugándosela y mucho, francotirador contra las políticas pro fascistas del Senador estadounidense Joseph McCarthy.
Pero además, desde mucho antes de que ninguna voz se levantase a favor de nosotros, Burt Lancaster fue un firme defensor de los derechos de los homosexuales cuando tal defensa era tomada a broma, y activista en la lucha contra el SIDA, especialmente a raiz del fallecimiento de su gran amigo Rock Hudson.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada