viernes, 30 de agosto de 2013

El saltador olímpico gay Matthew Mitcham quiere ayudar a otros deportistas a asumir su sexualidad con normalidad


Es guapo, joven, con un futuro prometedor por delante y el mejor saltador del mundo. Sabe que es un icono gay y se siente cómodo por poderlo decir abiertamente. El australiano Matthew Mitcham espera con interés el día en que su sexualidad sea de tan poco interés como el color de sus cabello, de sus ojos o el género de una persona. Y lo espera antes de competir en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 para los que ya se está preparando en esta recta final. Mitcham se hizo muy conocido por lograr llevarse el oro al batir la máxima nota de la historia en salto de plataforma de 10 metros en los Juegos de Beijing 2008, poco después de revelar que era gay.

Los medios de comunicación de su país, Australia, tienen mucho interés por lo que piensa sobre su reconocida homosexualidad antes de celebrarse esta importante cita mundial con el deporte y por ello, ha concedido una entrevista al Sidney Morning Herald para contarle con naturalidad cómo se siente. Mitcham lamenta que haya muchos deportistas que tengan miedo a manifestarlo por temor de perder ingresos por patrocinio o no estar a gusto en el ambiente del equipo. Por eso mismo, salió del armario, "para que la atención que despierta su sexualidad, hiciera que otras personas se sientan más cómodas en su entorno deportivo".

Con respecto a la educación que ha recibido de sus padres sobre su salida del armario, el nadador ha dicho que: "Desde luego, ellos no ven mi sexualidad como una carga".

A pesar de que había sufrido varias lesiones desde su aparición en los Juegos de la Commonwealth en Nueva Delhi, el saltador, de 24 años, ha vuelto a recuperar la forma y obtuvo la puntuación máxima de los siete jueces en una de sus inmersiones durante una de las sesiones preparatorias en Australia. Será, casi sin dudas, otra vez estrella este verano en Londres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada