miércoles, 9 de noviembre de 2016

NO NECESITAS MIRAR DE REOJO.

Es bien sabido que todos los hombres nos miramos disimuladamente en playas, piscinas y gimnasios, con objeto de calibrar medidas y compararnos. Lo hacemos todos.
Pero nosotros tratamos de esconder nuestras pupilas con temor, cuando lo hacemos en las duchas de los gimnasios. No deberíamos preocuparnos ni tener miedo. TODOS LOS HOMBRES NOS MIRAMOS Y COMPARAMOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada