lunes, 22 de septiembre de 2014

GILGAMESH Y ENKIDU, MARAVILLOSA E HISTÓRICA LEYENDA DE AMOR GAY

 
La historia empieza en Sumer. También la más antigua historia compartida por dos hombres aparece reflejada en la epopeya mesopotámica de Gilgamesh. Allí se dan todos los ingredientes literarios que serán desarrollados en siglos venideros por otras culturas. El valor, los celos, la inmortalidad, la lealtad, la sabiduría y también el amor varonil entre Gilgamesh y Enkidu, quedaron grabados en la noche de los tiempos sobre unas simples tablillas de barro.

Resulta curioso comprobar cómo todas las ediciones españolas consultadas de la epopeya paleobabilónica de Gilgamesh, hasta las más recientes, pasan de puntillas sobre la estrecha relación que mantuvo el héroe sumerio con su amigo Enkidu. Sin embargo, el mito de Gilgamesh ha alimentado las fuentes de la literatura homoerótica, siendo innegable su presencia al hablar de los orígenes de la homosexualidad, entendida esta en su concepto más genérico. Basta con hojear lo que dicen autores de referencia, como Paul Tournier, para percatarnos de que el de Gilgamesh es un nombre indispensable…
 
Habría que preguntarse por qué la amistad entre Gilgamesh y Enkidu es contemplada con tanta diferencia de criterio entre los filólogos y especialistas, por un lado, y los autores que tratan la literatura homoerótica, por el otro. ¿Ignoran deliberadamente los primeros ese amor tan especial, tan estrecho, que existe entre ambos personajes? ¿Exageran, por el contrario, los segundos esta relación para justificar sus propuestas historicistas, para otorgar una mayor antigüedad y valor a las expresiones hoy definidas como homosexuales? La polémica está servida.
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada