jueves, 30 de mayo de 2013

Cuento: DIOSES Y GAYS

Hace mucho, mucho tiempo el ángel Nahuel se enamoró perdidamente de un joven y apuesto escultor. Como su amor era correspondido, todas las noches bajaba desde el cielo a reunirse con su amado. El amor entre ellos era tan puro y profundo que de las caricias y palabras dulces que se entregaban surgían luciérnagas que iluminaban la noche y acompañaban los árboles solitarios.

Nahuel era el ángel que tenía por misión cuidar y despertar los sueños que la Diosa Madre colocaba en el corazón de sus criaturas. Sí, porque la Gran Diosa siempre sueña con sus hijos antes de llamarlos a la vida. Sueña un gran sueño y luego guarda ese sueño en lo más profundo del corazón de su criatura. Era misión de Nahuel despertar el sueño de cada hijo para que poco a poco ese niño se pareciese más al hombre soñado por la Diosa.
El escultor, un joven apuesto, tenía las manos mas hermosas del universo y su misión era convertir las piedras en figuras dulces y maravillosas.

Nahuel sabía que las leyes del universo prohibían y castigaban el amor entre un ángel y un mortal, por eso no se sorprendió la madrugada en que los mensajeros de los Dioses le salieron al paso para evitar que regresara al cielo. Silenciosamente Nahuel entregó sus alas y los poderes mágicos que poseía a los mensajeros y regresó al lado de su amado quien en ese momento comenzaba a esculpir una hermosa muñeca.

Si bien los enamorados estaban felices pues pasarían el resto de la vida sin separarse, les preocupaba quién despertaría los sueños de los hijos de la Diosa Madre. Noche tras noche se sentaban tomados de las manos mirando al cielo, buscando una forma para continuar con la misión de Nahuel.
Un día los mortales comenzaron a hablar de la proximidad de un eclipse que dejaría el cielo completamente a oscuras. El joven escultor le dijo al ángel que era el momento adecuado para burlar a los mensajeros y viajar hasta donde vivía la Gran Diosa y encontrar una solución. Nahuel le recordó que ya no tenía alas para alzar el vuelo. El amado escultor solucionó el problema confeccionando unas alas livianas y suaves. Y para encontrar el camino en la oscuridad le regaló a Nahuel una muñeca llena de luciérnagas. Llegó la noche del eclipse y Nahuel partió a encontrarse con la Diosa Madre.

La Diosa se alegró mucho al ver a Nahuel y le entregó de inmediato nuevos poderes para que continuase despertando los sueños que ella deposita en el corazón de cada uno de sus hijos. El ángel estaba cansado por lo que la Diosa Madre le pidió que se quedara y recuperase fuerzas. Nahuel no quizo, pues debía aprovechar la oscuridad del eclipse para regresar a la tierra. Si era sorprendido, los mensajeros de los Dioses no le dejarían continuar su camino quedándose para siempre lejos de su amado. Diosa y ángel se abrasaron. Nahuel abrió sus alas y comenzó el regreso.


La oscuridad del eclipse confundió los caminos y Nahuel no pudo encontrar la ruta para volver a casa. Desesperado por la pronta llegada del amanecer reunió los nuevos poderes que la Diosa le había concedido y los ocultó en la muñeca llena de luciérnagas que su amado escultor le había entregado. Luego juntó toda la energía que le quedaba y se lanzó atravesando las nubes con la velocidad de un rayo. El roce con el viento destruyó por completo sus alas y su cuerpo frágil cayó sobre las olas del mar. Justo en ese momento aparecieron dos ángeles amigos quienes le ofrecieron llevarlo de regreso al cielo para que le curaran las heridas. Con voz entrecortada Nahuel les dijo que ya no era inmortal, que si lo llevaban al cielo sería sólo para morir y que si debía morir el prefería hacerlo al lado de su amado. Los ángeles insitieron e incluso prometieron que en el cielo recuperaría sus poderes, que pidiendo perdón volvería a ser un ángel inmortal. Nahuel sabía que eso significaba no regresar nunca mas a la tierra por lo que les rogó le acercaran a la orilla donde le esperaba su amado.
Sentado sobre unas rocas aguardaba el enamorado escultor quien había presentido la desgracia cuando llegó el amanecer. No tuvieron que explicarle nada. Recibió en sus brasos el cuerpo de su amado quien le entregó la muñeca que traía apretada contra su pecho. Nahuel abrió sus ojos para ver el rostro de su amado por última vez y en su mirada le transmitió todo el amor que sentía por él. El corazón de Nahuel dejó de latir. El corazón del escultor se estremeció. Besó los labios del ángel que había preferido morir en la tierra antes que vivir en el cielo lejos de él. Limpió el cuerpo de su amado, lo envolvió en una suave tela blanca y lo enterró junto al árbol donde vivían las luciérnagas que habían surgido de las caricias y palabras dulces que intercambiaban al amarse.

Desde esa triste noche el escultor, que tenía las manos mas hermosas del universo, comenzó sólo a esculpir muñecas iguales a la que había fabricado para su amado. No sabía porqué pero al ir dejándolas al lado de la muñeca que Nahuel le había devuelto antes de morir, el material duro en que habían sido esculpidas se transformaba en material blando y suave. Y cada vez que las miraba, despertaban sus sueños y ganas de vivir a pesar de la soledad.

Una mañana llegó al taller uno de sus clientes acompañado por un pequeño y delicado niño. El hombre se decepcionó mucho pues no había ninguna obra que pudiese llevar a casa. No así su hijo, quien se alegró al descubrir las muñecas del escultor. Después de un largo tiempo en el que trató de convencer a su hijo que un niño no juega con muñecas tuvo que ceder y acabó comprando el juguete al niño pequeño y delicado que cada vez que miraba la muñeca sonreía y comenzaba a parecerse más a Nahuel. Fue entonces cuando el joven escultor comprendió que su amado no sólo había querido morir junto a él sino que también había querido que él asumiera la misión de despertar los sueños que la Diosa Madre coloca en cada una sus criaturas al llamarlas a la vida.

A partir de ese instante el escultor se dedicó a repartir muñecas a los hijos de la Gran Diosa Madre. Muñecas que al estar cubiertas por luciérnagas algunos les llaman "Divas".
Los chicos estos, las reciben y bautizan de inmediato...UNOS LE COLOCAN POR NOMBRE CHER, OTROS MADONNA, ALGUNOS BRITNEY, BJORK O PAULINA. Cada uno elige el nombre que más le gusta y tarde o temprano descubren que lo que tanto admiran en su muñeca no son mas que las virtudes y dones que la diosa ha depositado en ellos para que los desarrollen y cada día se parezcan un poco más a Nahuel: el ángel que se convirtió en hombre para amar.

FIN

miércoles, 29 de mayo de 2013

En Londres los musulmanes quieren “zonas libres” de homosexuales


En un distrito londinense, han aparecido pegatinas y carteles islamistas en los que se lee el eslogan :
“Zona libre de homosexuales. Alá es severo en el castigo”.

Hace una semana, un musulmán fue detenido por la policía cuando repartía frente a una mezquita octavillas con mensajes que incitaban al asesinato de los homosexuales. Ayer, los seguidores de esa misma pacífica religión, manifestaron su voluntad, mediante una zafia cartelería, de imponer en un distrito de Londres su zona de dominación islámica anti-homosexual. Mientras tanto, en las mezquitas del Reino Unido de la Gran Bretaña (algunas de ellas antiguas iglesias) se lanzan todos los días soflamas contra las minorías sexuales, judíos, cristianos y ateos, sin que exista una respuesta penal.

El activista Peter Tatchel, que ha sufrido ya tres ataques perpetrados por jóvenes musulmanes, afirma que la violencia homófona se está extendiendo también a las universidades, siendo los musulmanes gays quienes sufren con mayor intensidad las agresiones islamistas. Sin embargo, destaca que “un pequeño grupo de fanáticos” no representa al islam, puesto que la mayoría de los musulmanes británicos rechaza este tipo de actitudes… No obstante, apela a los imanes del East London para que condenen rotundamente la homofobia, al tiempo que reclama al Consejo de Tower Hamlets, dirigido por un musulmán, una declaración en el mismo sentido.

Grande es la fe de Mr Tatchel (pateado repetidamente por muslimes) que espera de los imanes londinenses una severa censura de la homofobia, que dicho sea de paso, no se producirá jamás.

lunes, 27 de mayo de 2013

LA CATEDRAL DE LA AURORA BOREAL


Se trata de la llamada catedral de las Luces del Norte, un edificio cuyo campanario alcanza los 47 m de altura y cuya fachada, revestida de titanio, refleja las luces de la aurora boreal durante los largos períodos de oscuridad del invierno ártico. El interior del templo resulta igualmente espectacular gracias a una claraboya que permite que las luces del Ártico iluminen la parte posterior al altar y creen un ambiente único. La catedral tiene capacidad para albergar a 350 personas, y quiere ser un símbolo de la fusión entre la comunidad que la edificó y su entorno natural.

miércoles, 22 de mayo de 2013

Esteroides y Vigorexia



La adición al ejercicio o vigorexia es un trastorno en el cual las personas realizan prácticas deportivas en forma continua, con un fanatismo prácticamente religioso, a punto tal de poner a prueba constantemente su cuerpo sin importar las consecuencias.

Podemos encontrar aquellos que sólo buscan la figura perfecta influenciados por los modelos actuales que propone la sociedad, y aquellos deportistas que sólo quieren llegar a ser los mejores en su disciplina exigiendo al máximo a su organismo hasta alcanzar su meta.

Los adictos al ejercicio practican deportes sin importar las condiciones climáticas, sientan alguna molestia o indisposición, a punto de enfadarse y sentirse culpables cuando no pueden realizarlo o alguien critica dicha actividad.
La mayoría no puede dejar de concurrir un día al gimnasio, en el que pasan además muchas horas por día, llegando a convertirlo en su segundo hogar.

Estas personas poseen una personalidad muy característica, similar a los que padecen otras adicciones: tienen baja autoestima y muchas dificultades para integrarse en sus actividades sociales habituales, son introvertidos y rechazan o les cuesta aceptar su imagen corporal. Su obsesión con el cuerpo comparte muchos rasgos con la anorexia. 

El físicoculturismo es uno de los deportes que más comúnmente está relacionado con este tipo de trastorno.

Los esteroides anabólicos son un grupo de poderosos compuestos que son derivados sintéticos de la hormona sexual masculina testosterona.

Los levantadores de pesas, los corredores de larga distancia, los ciclistas y otros atletas usan esta droga ilegalmente, ya que según ellos les da una ventaja competitiva y/o mejora su desempeño físico.

En combinación con un programa de levantamiento de pesas y dieta, los esteroides pueden contribuir a un aumento en el peso corporal y la fuerza muscular.

Se estima que aproximadamente un 2% de los adolescentes usarán esteroides antes de graduarse de escuela secundaria.



Peligros para la salud

Efectos secundarios irreversibles. Los usuarios de esteroides son vulnerables a más de 70 efectos secundarios físicos y psicológicos, la mayoría irreversibles.

El uso de esteroides tiene un efecto más serio en el hígado, el sistema cardiovascular y el sistema reproductor. Los esteroides pueden hacer que los testículos se atrofien, causar esterilidad y pérdida de peso.

En mujeres, el uso de esteroides puede conducir a rasgos masculinos irreversibles como reducción de los senos. Los efectos psicológicos en ambos sexos pueden incluir depresión y aumento en el comportamiento agresivo.

Problemas a largo plazo.



Aunque algunos efectos secundarios aparecen rápidamente, puede que otros efectos de salud potenciales, como los ataques cardíacos o los derrames, no ocurran durante años. El abuso de esteroides por parte de adultos jóvenes puede interferir con el crecimiento óseo y puede conducir a retraso permanente del crecimiento. Las personas que se inyectan esteroides también corren riesgo de contraer VIH y otras enfermedades transmitidas en la sangre debido a agujas infectadas.



VIGOREXIA

Resulta extremadamente curioso observar como las patologías mentales evolucionan y se transforman a lo largo del tiempo, haciéndose sensibles a todos los cambios socioculturales que tengan lugar. La prevalencia de las enfermedades está absolutamente asociada a un entorno concreto y a una época determinada. De este modo se explica la aparición de un nuevo trastorno, la vigorexia, que nace en el seno de una sociedad competitiva donde el culto a la imagen ha adquirido prácticamente la categoría de religión. El término vigorexia, acuñado por el psiquiatra Harrison G. Pope del Hospital McLean (Belmont, EE.UU) define un desorden emocional consistente en la percepción distorsionada de las características físicas, de modo similar a como sucede con la anorexia, pero a la inversa. La persona afectada de vigorexia siempre se ve enclenque, nunca está lo bastante musculada, lo que le lleva a realizar pesas de forma compulsiva, hasta que su cuerpo alcanza desproporciones grotescas. Las personas afectadas por este trastorno pasan horas en el gimnasio, que convierten en su segunda casa, son esclavos del espejo y la báscula. De igual modo que la anoréxica asocia belleza a delgadez en este caso se produce una simplificación similar, se asocia belleza a cantidad de masa muscular. Su vida entera gira entorno al cuidado de su cuerpo, la dieta se regula de forma minuciosa, se eliminan las grasas y se consumen proteínas en exceso, lo que lleva al hígado a desempeñar un trabajo extra. La vigorexia causa problemas físicos y estéticos: desproporción entre cuerpo y cabeza, problemas óseos y articulares debido al peso extra que tiene que soportar el esqueleto, falta de agilidad y acortamiento de músculos y tendones.

La situación se agrava cuando se une el consumo de esteroides y anabolizantes con el fin de conseguir “mejores resultados”. El consumo de estas sustancias aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, lesiones hepáticas, disfunciones eréctiles, disminución del tamaño de los testículos y mayor propensión a padecer cáncer de próstata.

lunes, 20 de mayo de 2013

EL AMOR GRIEGO, CAMARADERÍA GUERRERA.




La relación pederástica que se establecía casi sistemáticamente en Esparta (pero asimismo en otros lugares en los que existían instituciones efébicas; no se trata de una exclusiva doria, a pesar de mucha bibliografía en ese sentido) no se entiende correctamente sin una suficiente comprensión del sentido que entre griegos tenía el amor. La pareja arquetipo del amor pasional en su versión más completa está compuesta por dos varones; pero no por dos cualesquiera, sino por un varón adulto y maduro, el erasta, y por otro adolescente o preadulto, el erómeno, que suele contar entre 15 y 18 años. "El amor entre mancebos ha sido lo mismo que la desnudez atlética, con la que guarda estrecha relación, como bien advirtieron los judíos del tiempo de los macabeos (Mac. 14 9-16) [?] y los romanos (Ennio en Cic., Tusc. IV 70). Era una característica de la civilización, que alejaba a los hombres civilizados de la barbarie (Heród. I 135; Luc., Am. 35). No hay testimonios homéricos de la pederastia, pero los autores están de acuerdo en admitirla desde antiguo. Si entre los dorios parece que tuvo mayor importancia y categoría oficial, "ello se debe al hecho de que Creta y Esparta conocieron una osificación arcaizante de sus instituciones: por ese motivo conservaron en plena época clásica muchos rasgos del estilo de vida militar que las había caracterizado en sus orígenes".


 "La pederastia helénica se me antoja (...) como un compañerismo entre guerreros. La homosexualidad griega es de tipo militar y difiere claramente" de esa otra iniciática y sacerdotal que se estudia hoy entre algunos primitivos actuales. Pueden verse paralelos relativamente semejantes en el proceso a los Templarios y en la Hitlerjugend. La amistad varonil de tipo totalizador es una constante entre sociedades guerreras, en que el medio varonil tiende a encerrarse en sí mismo. La exclusión material de las mujeres provoca siempre una ofensiva del amor masculino. En el medio militar puede darse la tendencia a descalificar el contacto con lo femenino, exaltando un ideal propiamente masculino basado en la fuerza y el valor y la fidelidad al compañero y al superior.


La ciudad griega es un "club de hombres" y conserva el recuerdo de que el amor viril es una parte de la Kriegskameradschaft. Los socráticos pensaban que un ejército indestructible sería el formado por parejas de amantes varoniles (Plat. Conv. 178 c; Jen. Conv. VIII 32), lo que sucedía de hecho en el batallón selecto de Górgidas, que Pelópidas convirtió en batallón sagrado y al que debió Tebas su fugaz brillo (Plut., Pel. 18). Estrabón (X 483) evoca bien este espíritu. Nos cuenta cómo en Creta el adolescente noble recibía de su amante una verdadera educación, que se complementaba con la convivencia en el círculo de amistades. Primero era llevado al andreion del incitador. Iban todos al campo, donde vivían dos meses, a modo de luna de miel. A la vuelta, el efebo era solemnemente recibido y recibía de su amante una armadura. Desde entonces era su escudero y entraba en una especie de orden de caballería, la de los Kleinoi, los Ilustres. Era, por lo tanto, un hombre y ocupaba un lugar distinguido en determinadas solemnidades públicas. Era una aristocracia militar que exigía rango y linaje; la trabazón de voluntades se basaba, más que en la belleza, en el valor y en la buena educación.


Ante el silencio de los textos antiguos no es posible averiguar el detalle en lo concerniente al intercambio exual en estas parejas. Pero sí hay que advertir que el intercambio se producía. Lo que no es posible asegurar es si el rito de iniciación comportaba la penetración anal, como medio de transmitir la fuerza guerrera entre varones. Es una hipótesis de la antropología moderna que nada autoriza a confirmar en esos términos.

martes, 14 de mayo de 2013

¿LOS MÚSCULOS QUE MÁS TRABAJAN?


¿Los músculos que más trabajan? 

Contrariamente a lo que se cree, 
los de la zona genital no figuran entre los más activos. 

Si dejamos a un lado el corazón -que aunque jamás deja de latir, no puede ser controlado a voluntad-, los más activos son los oculares. 

Los músculos oculares se contraen más de 100.000 veces diarias, principalmente obedeciendo órdenes del cerebro. Es curioso que gran parte de su actividad se produzca cuando los ojos están cerrados, durante la fase del sueño REM, lo que indica que estamos soñando.


Los más vagos están en las orejas: allí hay músculos totalmente impasibles, ya que son un vestigio de cuando nuestros antepasados movían los órganos auditivos. 

Los del resto de nuestra anatomía, dependen de las actividades de cada uno. Todos sabemos que los culturistas mueven músculos que nadie sabe que existan


miércoles, 8 de mayo de 2013

Excomulgan a sacerdote por admitir "amor" homosexual

La Iglesia Católica excomulgó y acusó de "herejía" a un sacerdote que apareció en un video en internet admitiendo que puede existir amor entre personas del mismo sexo, un tema tabú para el catolicismo.

El sacerdote Roberto Francisco Daniel, de 48 años, fue separado por decisión de la Diócesis de la ciudad de Baurú, en el estado de Sao Paulo. "El referido padre hirió a la Iglesia con sus declaraciones consideradas graves contra los dogmas de la fe católica, contra la moral y por la deliberada negativa de obediencia a su pastor, incurriendo, por tanto, en el gravísimo delito de herejía y cisma, cuya pena (...) es la excomunión", señaló el comunicado de la Diócesis de Baurú.

En el video, además de admitir el amor homosexual, Daniel cuestionó criterios tradicionales de fidelidad en el matrimonio al señalar que no hay traición cuando los integrantes de una pareja tienen relaciones extraconyugales si se trata de una pareja "abierta".

martes, 7 de mayo de 2013

Psicologia de los Hombres Bellos


Hombres bellos, aquellos que invierten tiempo y dinero en su físico y estilo de vida van más allá de lo superfluo. ¿Porqué son criticados? Aman la estética, le rinden culto; muestra de una interiorización superior del ser y sus conceptos. 

Se cree que los hombres que rinden culto a su cuerpo de manera constante y dedicada son raros u homosexuales, pero en esta transformación paulatina en los estilos de vida del hombre moderno, que tienen sus primeros precedentes, en la era moderna (en los años sesenta), es visible que la preferencia sexual es lo de menos, pues estos humanos se adoctrinan en la estética.

El concepto “metrosexual” fue empleado por primera vez por el periodista Mark Simpson, para definir al hombre joven habitante de una metrópoli, que gusta de una vida sofisticada, cuida su cuerpo, no tiene prejuicios al hacerse el manicure y viste ropa de diseñador; está enamorado de sí mismo y se obsesiona por estar siempre a la moda.

En algún artículo publicado en The New York Times y retomado por el articulista Tom Pucell se hace la siguiente definición: son hombres urbanos que son impacientes, dispuestos, uniformes, para abrazar sus lados femeninos. Los hombres de las grandes ciudades sufren de un gran descontento por no encajar del todo dentro del grupo - elite de aquellos que se embellecen y cuidan al extremo de sí. El promedio de los hombres jóvenes y maduros suelen no estar de acuerdo con la forma de su abdomen o con su apariencia.

No es cuestión de un nuevo género o de moda, simplemente es una conducta heredada en parte por la publicidad en los años ochenta con los provocativos anuncios de Calvin Klein en donde Mark Walberg se consagraba como un ídolo del cine.
Quizás dentro de tanta frivolidad existe el fundamento de la humanidad pues al buscar la perfección o el equilibrio entre los géneros en todas las maneras posibles se llega a la armonía y a la valoración entrañable de lo que es el ser, fuera del género y de los roles sociales que al fin de cuentas son convenciones. Pero el prejuicio es el principal enemigo de toda tendencia, preferencia o causa, porque hay una aversión al cambio en los humanos, el instinto de conservación que en este caso se diluye en una silueta de ángel andrógino.

El metrosexual explora, es el primer paso que da para cambiar el paradigma del hombre al que le estaba prohibido expresarse en determinadas situaciones o ámbitos resguardados sólo para mujeres. También está adquiriendo una nueva consciencia y se revalora como un ser lleno de posibilidades.

Este individuo logra repetir en su mente la idea de que no se es diferente uno del otro. Lo sensorial es algo intangible y ahí no existe género. Comienza a saber como eliminar sus inseguridades y así logra proyectarse como alguien seguro de sí mismo y exitoso pero sobre todo como un gran comunicador en cuestiones de romance con el sexo opuesto generalmente.

El metrosexual se plantea una filosofía llena de estética para aplicarla en todo rincón de su vida, busca la perfección pero también el origen.

lunes, 6 de mayo de 2013

Uniones homosexuales en el Medioevo


Antes del siglo XIII, existían las llamadas “bodas de semejanza”, conocidas como Adephopoiesis (derivada del griego “hacer hermanos”) dentro de la iglesia cristiana, que unía las vidas de dos hombres o dos mujeres (éstas en menor cuantía) que hubiesen decidido convivir por amor.

Según John Boswell, la homosexualidad en esa parte de la historia medieval no era mal vista, y los homosexuales no estaban perseguidos, sino que incluso podían disfrutar de los privilegios sociales de cualquier otro ciudadano o personaje de alcurnia de la época. Lo que se llamaba popularmente “bodas de semejanza” (la Adephopoiesis), fue una manera de permitir y legalizar la situación privada de personas del mismo género, de quienes se sabía que vivían unidas afectivamente. Eso sí, la iglesia ortodoxa obviaba que hubiese entre ellos relación sexual, y les admitía como “unión de hermandad”, considerándose oficialmente que era un vínculo puramente platónico o de fuerte amistad, y de ahí la comparación con “hermanos”. Pero, de ese modo, las parejas de homosexuales fueron siendo reconocidas y admitidas en todas las clases sociales de la época.

Para esa recopilación de datos que construyó la sorprendente teoría, el historiador recorrió las principales bibliotecas de Europa, incluida la del Vaticano, encontrando en ellas numerosos manuscritos que hablaban y definían esas curiosas uniones homosexuales, acalladas y obviadas por la iglesia cristiana tradicional durante siglos. Descubrió varios listados de esas uniones, con nombres y apellidos, además de confirmar que, por ejemplo, en el Reino Unidose encuentran cementerios con muchas tumbas de la época, en las que figuran los nombres de los contrayentes del mismo sexo y frases de amor eterno, que demuestran que la homosexualidad no era nada extraño, ocultado, ni inusual para las gentes de entonces.